Skip to content

Guerra, hambruna, serendipia y epigenética

6 marzo, 2010

bombardeo-en-la-ii-guerra-mundial

Durante el último año de la II Guerra Mundial, Holanda vivió una de las mayores hambrunas ocurridas en un país moderno y desarrollado. Este acontecimiento ha servido como ejemplo científico de los efectos de la desnutrición a corto y largo plazo en una población, y en sus generaciones posteriores. Más aún, la escasez de algunos productos específicos condujo a un gran descubrimiento: el problema causante de la enfermedad celiaca.

Hagamos una foto escueta del acontecimiento histórico. Junio de 1944, las tropas aliadas penetran a través de la costa francesa en el llamado Desembarco de Normandía, que supone el principio del fin de la II Guerra Mundial en Europa. En agosto del mismo año, los Aliados consiguen liberar el sur de los Países Bajos pero, tras algunas revueltas en el sur del país, y el fracaso de la Operación Market Garden -destinada a apoderarse de los grandes puentes sobre el río Rin-, la administración militar alemana decreta el embargo sobre el transporte de comida a la zona que aún queda ocupada. Ésta fue la chispa de una concatenación de eventos que llevó al denominado por los holandeses como Hongerwinter (invierno del hambre). Así, las raciones diarias adultas en ciudades como Amsterdam o Rotterdam fueron de menos de 1000 Kcal a finales de 1944, y de incluso 580 Kcal diarias en las zonas costeras en febrero de 1945. La llamada Operación Maná puso fin a esta trágica etapa con el reparto de comida por parte de las fuerzas aéreas británicas en la zona aún ocupada al final de la guerra.

Sin embargo, la Hambruna Holandesa de 1944 es un ejemplo de una serie de terribles acontecimientos de la historia que han dejado un gran legado científico. Veamos por qué.

Serendipia en estado puro…

Serendipia, enfermedad celiaca

Fig. 1- La serendipia aparece cuando mentes preclaras hacen grandes descubrimientos en situaciones que resultan accidentes banales para los demás.

Según wikipedia, se define serendipia como un descubrimiento o un hallazgo afortunado y sobre todo inesperado, por accidente, y sobre todo gracias a la sagacidad del observador o investigador implicado. Es el modo por el cual Fleming descubrió la penicilina, y también el método por el cual se resuelven la mayoría de los casos en la serie House MD. Pero también fue la manera por la cual se descubrió la relación del trigo y el gluten con la enfermedad celiaca. El pediatra holandés Willen-Karel Dicke observó que algunos niños afectados por la enfermedad mejoraron de manera espectacular de su padecimiento con la escasez de productos derivados del trigo durante el Hongerwinter. Además, tras el fin de la ocupación alemana y el periodo de hambruna, los mismos niños volvieron a empeorar sorprendentemente. La brillante deducción de Dicke le llevó a diseñar en los años 50 la primera dieta libre de trigo para niños celiacos, la cual probó su hipótesis, cambió radicalmente la vida de estos enfermos, y supuso el primer paso para el descubrimiento del gluten y la gliadina en el trigo y otros productos.

Una evidencia temprana de la epigenética.

Embarazo, epigenéticaPero el gran legado dejado por la Hambruna Holandesa de 1944 fue la posibilidad del estudio a posteriori de la población superviviente sujeta a una fuerte desnutrición temporal. Así, aquellas mujeres que estaban embarazadas durante la hambruna dieron a luz niños que como promedio presentaron bajo peso, los cuales durante su vida adulta desarrollaron con mayor frecuencia problemas como diabetes, hipertensión arterial, obesidad o enfermedad cardiovascular. Pero lo más sorprendente es que los hijos de éstos, que también fueron estudiados, igualmente nacieron con bajo peso con respecto a la media, presentando los mismos problemas de salud que ya sufrieron los padres -aunque ligeramente atenuados-. Esto apoya la hipótesis de que las madres embarazadas durante la hambruna sufrieron cambios epigenéticos -que podríamos denominar mutaciones epigenéticas, ver en post anterior-, los cuales habrían sido heredados por los hijos, y también por los hijos de sus hijos. Imaginemos entonces los efectos a largo plazo que pueden tener las dietas brutalmente hipocáloricas, que algunos ciertamente aconsejan y preconizan, en el epigenoma de quien las practique, así como en el de sus hijos. También de la importancia de los hábitos de la madre durante el embarazo, y de la trascendencia de su dieta en la salud futura del niño que gesta, y en la de sus nietos… Hablamos de un problema real de salud pública a corto y medio plazo -y por qué no también a largo- que quizás mereciera mayor atención por parte de las administraciones y los medios de comunicación.

Curiosamente, la lista de descubrimientos asociados a este trágico episodio histórico no acaba aquí. Por ejemplo, también se observó que aquellas embarazadas que pasaron su segundo trimestre de embarazo durante la hambruna tuvieron hijos que con mayor frecuencia presentaban personalidad esquizotípica, problemas neurológicos y esquizofrenia, lo que apoya la teoría del neurodesarrollo en la génesis de esta última enfermedad.

Todos estos hallazgos dan cuenta de la responsabilidad que cada uno tiene sobre la herencia de las futuras generaciones. Termino, aunque bien seguro que estoy ya resultando un poco reiterativo, con una reflexión de Jirtle: “Antes, los genes predeterminaban los resultados. Ahora, todo lo que hacemos –todo lo que comemos o fumamos– puede afectar nuestra expresión genética y la de generaciones futuras. La epigenética introduce el concepto del libre albedrío en la genética“.


Para saber más / Referencias…


5 comentarios leave one →
  1. 7 marzo, 2010 2:47

    Muy interesante el tema de la ll guerra mundial y su relacion con la celiaquia.

    Gracias
    un saludo
    sonia gluten free

  2. moisés permalink
    7 marzo, 2010 19:35

    Es increíble que algo tan importante como la relación de la epigenética con numerosas enfermedades no se esté estudiando tanto como se debería….esperemos que en el futuro esto se corriga, es un campo increiblemente amplio para investigar.

    Un saludo.

  3. moisés permalink
    7 marzo, 2010 20:27

    en cuanto a lo de la serendipia….no creo que las ideas surjan de pronto (no sé si en la realidad existirá algun Gregory House…), seguro que si Fleming no hubiese tenido la preparación que tenía y los estudios no hubiera descubierto por accidente la penicilina. Como dijo Asimov: “la suerte favorece a las mentes preparadas”.

    xDDD

  4. 7 mayo, 2010 14:15

    Acabo de ver esta noticia sobre la importancia de los hábitos en el embarazo y la repercusión en sucesivas generaciones:

    Fumar en el embarazo perjudica a los nietos

    Más evidencias de la importancia de la epigenética y de la transmisibilidad de los caracteres adquiridos (más neolamarckismo a fin de cuentas).

  5. Antonio Marmolejp Alcala permalink
    8 noviembre, 2016 0:32

    Muchas gracias por esta informacion. Me hacia falta para aclarar algunas dudas sobre el origen de algunas enfermedades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: