Skip to content

¿Corte de digestión? No: ¡hidrocución!

21 junio, 2010

Verano, un caluroso, soleado y relajante día de verano, 40 grados a la sombra y una ligera brisa de esas que queman en vez de refrescar. Acabas de pegarte la comilona del siglo a pie de playa con tus amigos y yacéis esparramados en las toallas clamando al cielo lo bien que se está de vacaciones. Cuatro de tus colegas juegan a las cartas mientras los demás se dedican a comentar el último capítulo de la sexta temporada de Lost. A todo esto, al alzar la vista hacia el resplandeciente e inmenso océano, te pones en pie de un brinco y exclamas: “¡¿Quién se pega un baño conmigo?!” Ipso facto todos se revolucionan con ansia de agua fresca, cuando de repente un súbito y dramático “¡¡NOOOOO!!” surge en el aire como si del silbido de un afilado chuchillo se tratase. Desde lo más profundo del corazón una de tus amigas grita casi desesperadamente: “¡Por Dios! Que hace media hora que acabamos de comer, ¡SE OS VA A CORTAR LA DIGESTIÓN!”.

Y es que la digestión “se corta” por miles de motivos, pero pocas veces lo hace por meterse uno en el agua. Un disgusto bien dado en un momento poco oportuno puede cortarte la digestión, pero también un enfado, una repentina alegría, encontrar un gusano entre los fideos, comer un sándwich caducado, o pegarte un buen lingotazo de fosfosoda. Es decir, un cambio en el estado de ánimo o la ingestión de un alimento (o sucedáneo) con propiedades determinadas pueden hacer que “se te corte” la digestión. Entiéndase que un corte de digestión no es más que lo que quiere decir: se detiene la actividad normal del tubo digestivo mientras aún resta algo por digerir. En ese caso a tu organismo sólo le quedan dos posibles opciones: 1) Reiniciar la digestión tras finalizar el estímulo que la detuvo; o bien 2) lo que se conoce comúnmente como echar la pota.

Entonces, ¿qué demonios pasa cuando uno se mete en el agua después de haber comido? ¿Por qué hay gente que se muere “ahogada” al entrar al agua después de una comida? La respuesta se resume en una palabra: hidrocución. La gente que tiene miedo a morirse por un corte de digestión en realidad lo que teme es morir hidrocutado, aunque ellos no lo sepan. Voy a intentar explicaros en qué consiste el fenómeno de hidrocución y cómo evitarlo.

El fenómeno de la hidrocución.

Hidrocución se entiende como “la muerte por inmersión en un líquido antes de que éste pase a los pulmones”, es decir, que la causa de la muerte no es el ahogamiento –de ahí mi uso de las comillas en el párrafo anterior– sino los fenómenos fisiopatológicos que acontecen al entrar en contacto la piel y el agua. Este hecho tiene su fundamento en un cambio brusco que sufre el sistema nervioso desde una actitud parasimpática (llamémosla “de reposo”) a una actitud simpática (“de actividad”), lo cual se traduce en una inhibición nerviosa refleja que “bloquea” el organismo. Por decirlo de otro modo, se trataría de un sobresalto –en nuestro caso un choque de agua fría– que estimula más de la cuenta el cuerpo en un momento determinado y en unas condiciones específicas que “sobrecargan” el organismo haciendo que éste se bloquee. Existen tres teorías que explican la patogenia del proceso:

  • Al proceder a la inmersión del sujeto en el agua éste experimenta un descenso muy pronunciado de la temperatura corporal. El agua está fría en comparación con la piel que está caliente, máxime si se trata de verano y acabamos de tomar el sol. Lo que sucede entonces es que se produce una vasoconstricción inmediata y extrema al contacto con el fluido frío, aumentando bruscamente la presión sanguínea y produciéndose un choque hemodinámico. Esta activación simpática tan aguda genera un reflejo nervioso inhibidor a modo de descarga que provoca un stop repentino de pulmones y corazón llevándonos a una parada cardiorrespiratoria.
  • Además, en ocasiones la mucosa nasofaríngea puede verse afectada por el mismo mecanismo explicado en el punto anterior, al contacto con el agua fría, provocando un espasmo de la laringe. Esta es una situación crítica dado que se bloquea la entrada del aire a los pulmones deteniéndose la respiración de manera inmediata.
  • En última instancia y coincidiendo con los dos eventos anteriores todo ello se podría ver acompañado de una descarga desmesurada de sustancias vasoactivas tipo histamina que perpetuaría sinérgicamente los mecanismos anteriores.

En definitiva se trataría de una persona, aparentemente sana, que decide pegarse un baño después de haber estado tomando el sol y que nada más sumergirse en el agua pierde el conocimiento y se hunde. Al rescatarla destaca su llamativa palidez provocada por la vasoconstricción de la piel. La gente que lo ha presenciado tiende a atribuir el hecho a un corte de digestión por la proximidad en el tiempo de la última ingesta de alimentos.

El mito del corte de digestión.

Entonces, ¿es cierto el mito del corte mortal de digestión? Pues en parte sí y en parte no. La digestión es un fenómeno fisiológico donde prima el estado de activación parasimpática, el aparato digestivo se encuentra recibiendo un aporte de sangre extra para realizar su trabajo. Es decir, que estar haciendo la digestión predispone a poder sufrir una hidrocución con mayor facilidad que quien no ha ingerido alimentos previamente puesto que hay más sangre en territorio digestivo y por tanto menos sangre disponible en territorio cerebral en caso de necesidad. Ante un reflejo de sumersión en agua fría la vasoconstricción de la piel genera una sobrecarga cardiaca y un bajo gasto que, sumado a que gran cantidad de sangre se encuentra en el aparato digestivo por la actividad parasimpática de la digestión, provoca que no llegue sangre al cerebro y aparezca el síncope por hidrocución, todo ello si antes no acontenció la parada cardiorrespiratoria al ser el estímulo demasiado grande. Lo que está claro es que el hecho de estar haciendo la digestión y que “se corte” no es la causa del fallecimiento del individuo.

Otro factor que favorece la hidrocución es el extremo calor ambiente, pues los baños suelen ser en verano, a altas horas del medio día con el sol vertical y una exposición directa de la piel al mismo. A mayor diferencia térmica entre el individuo y el agua mayor será el estímulo nervioso producido y por tanto la hidrocución será más severa.

¿Cómo evitar la hidrocución?

Si somos capaces de eliminar inteligentemente la diferencia de temperatura entre la piel y el agua entonces prevendremos de manera eficaz que alguien pueda morir hidrocutado. Para ello una buena técnica es permanecer un rato en la orilla del mar remojándonos un poquito antes de entrar al agua de forma que la activación simpática será gradual, paulatina, y el cuerpo vaya adaptándose poco a poco. Así no se desencadenará el reflejo nervioso inhibitorio causante de la parada cardiorrespiratoria.

Hacer esto es importante siempre, ya que la hidrocución no es un evento que afecte solamente a la gente que acaba de comer sino que puede afectar a cualquier individuo haya o no ingerido alimientos.

¡Ojo! Cabe señalar que, aunque el corte de digestión era el principal protagonista de este post, de la misma manera cualquier situación que incremente la temperatura diferencial entre nosotros y el agua, como por ejemplo haber estado haciendo deporte y zambullirse en el agua de sopetón, o cualquier actividad que suponga un cambio muy brusco de una actitud parasimpática a una actitud simpática, supone riesgo de morir hidrocutado.

Hemos acabado con un mito…

Así que ya sabéis, no hay que tenerle miedo al corte de digestión sino a la hidrocución. Ella es la culpable de las muertes en el agua que se achacan a las comilonas a pie de playa y el ansia de baño inmediato. Cabe insistir en que la persona no muere ahogada, sino que muere a consecuencia del choque térmico por shock hemodinámico y/o parada cardiorrespiratoria. Lo más prudente es esperar un tiempo a digerir la comida antes de iniciar el baño –resulta incómodo bañarse con la barriga llena, por lo menos a mi xD–, pero si te bañas con precaución aún con la panza repleta en teoría no deberías temer que te ocurriera nada malo (báñate en la orilla por si acaso…).

Si alguna vez presenciáis un accidente de este calibre, rápidamente iniciad maniobras de reanimación cardiopulmonar ¡y solicitad un desfribilador! Y no cejéis en vuestro empeño reanimador hasta que no se cumpla el axioma de Reuler: “No se debe nunca abandonar la RCP hasta que el paciente esté caliente y muerto”.

Hale, ¡a disfrutar del verano!


Para saber más / Referencias…


16 comentarios leave one →
  1. 21 junio, 2010 1:35

    ¿Desfibrilador? Tengo entendido que es sólo para la fibrilación ventricular o taquicardia supraventricular. Si es asistolia no tendría mucho sentido🙂 (pero no sé realmente qué es lo que ocurriría en la hidrocución la verdad xD).

    Nada por lo demás es una entrada muy interesante🙂 una de esas grandes dudas existenciales sin resolver, ¡muchas gracias!😀

  2. 21 junio, 2010 1:54

    Sí, a mí me has tirado otro mito, pero con argumentos😀 Saludos!! =)

  3. 21 junio, 2010 2:42

    @Mar
    No quería entrar en más detalles xD pero me vas a obligar a hacerlo jeje. El paro cardiaco que se produce es consecuencia de una sobrecarga vasovagal y por tanto se debe a un fallo eléctrico (no a un fallo de bomba), y el fallo eléctrico (generalmente la fibrilación) se puede revertir con el desfibrilador como tú bien has dicho. En caso de que no haya un desfibrilador a mano podría ser útil la reanimación con “golpe de arranque” cardiaco (el típico puñetazo ese que le meten a uno en esternón cuando se ha parado… si habéis visto la 1ª temporada de Lost en un episodio reaniman a uno así xD). Además como el paciente puede haber tragado agua se le debe considerar un ahogado (aunque el hidrocutado no se muere por ahogamiento puede haber tragado agua al hundirse), y por tanto lo mejor es reanimar en posición de Trendelenburg, que se puede conseguir fácilmente tendiendo al paciente en la arena con la cabeza hacia el mar. Así si el individuo tragó agua se favorece su expulsión al exterior.

    @Desi
    Aunque se haya caído un mito no olvidéis que lo mejor es no bañarse con la barriga llena, no por miedo al “corte de digestión” sino por miedo a la hidrocución😉

    Un saludo a las dos y bienvenidas por el blog!!🙂

  4. 22 junio, 2010 19:20

    Atiza!

    Pues yo he estado seguramente al borde de la hidrocución a pie de ducha en más de una ocasión. En invierno, sobre todo días previos a exámenes donde me suelo quedar dormido con solo sentarme en la silla, tras la una ducha caliente ponía unos segundos el agua fría, fría, para despejarme un poco (difícil la verdad). En ese momento, mi frecuencia cardíaca se aceleraba, la respiración se hacía disnéica y experimentaba una sensación de miedo/alerta. Si lo pensamos un poco es todo fruto de una estimulación simpática repentina, a raíz del cambio brusco de temperatura. Lo mismo que pasaría si tras una sesión de sauna o baño turco, te das una ducha fría, lo cual creo que es una práctica bastante extendida en gimnasios, etc.

    Bueno, ahora sé que era un auténtico inconsciente cuando me daba ese shock en la ducha. Además, he de confesar que soy de los que no aguanta más de un minuto y medio en la arena… Bueno, gracias a ti Mike, no lo volveré a hacer.😦

  5. 23 junio, 2010 4:23

    golpe precordial pues!!! xDDD mi profe de anestesia dice q es bastante efectivo sobre todo en los primeros 10 seg si has presenciado la fibrilación/cosa xD🙂

    lo del “tren” en la rampa d arena playera me ha gustao xDDD

  6. Neytiri permalink
    23 junio, 2010 22:54

    Qué interesante!
    Deberíais incluir un apartado en el blog que se llamase “cazadores de mitos” jejej, ya tenemos el de Popeye y este!🙂

  7. Rosa permalink
    22 septiembre, 2010 18:51

    Muy interesante

    • 23 septiembre, 2010 0:36

      Gracias!!🙂 Bienvenida al blog!!

  8. RichardBcn permalink
    28 agosto, 2011 17:03

    Pues yo sigo viendo que una comida sobre todo si es copiosa, te puede producir una hidrocución. Que se llame corte o no es otra cosa.

    Mi padre, de familia de pescadores de siempre, también pescador y buceador desde la más tierna infancia, a sus 65 años, tuvo su primer “corte de digestión” pero salió de el.
    El, incluso comía en el agua. Eso si, siempre se “atemperaba” antes de entrar en el agua. Se iba mojando con poco de agua el cuerpo y se metía poco a poco. Si no se tiraba con traje, no se tiraba desde la barca directamente, siempre se mojaba un rato antes.
    Ya jubilado, se tiró un día sin sus precauciones y menos mal estábamos allí con el que si no…

    • 28 agosto, 2011 17:19

      Estamos de acuerdo, una comida copiosa te predispone a sufrir una hidrocución por el mecanismo que comento el post🙂 Un saludo y gracias por tu comentario.

  9. Carlos permalink
    28 diciembre, 2011 13:47

    Enhorabuena!!!Los articulos cargados de tecnicismos hechos para todos tienen su merito.
    Despues de leer tu articulo pienso que mii experiencia creo que no fue una hidrocucion en toda regla (ya que dudo que pudiese escribir esto) porque fue en las pruebas fisicas para bombero.El dia de la prueba de natacion era pleno invierno nublado y piscina al aire libre y con el papel de corredor de la muerte una cafeteria con la calefaccion puesta desde la que llamaban para realizar la prueba.Antes de zambullirme calente de manga corta en la calle y me pegue una ducha.Pero aun asi pase uno de los peores momentos de mi vida ya que fue saltar del pollete y entrar en contacto con el agua y sentir como flojeaba todo mi cuerpo y no podia respirar.Pude llegar a modo naufrago hasta el borde del otro extremo relajarme y tratar de finalizar la prueba como fuese.Al final aprobe, pero poco despues fue presentarme al curso de submarinismo profesional hacer las pruebas de seleccion en piscina cubierta y mas de lo mismo.Fisicamente esta feo que lo diga,pero tengo un nivel medio-alto pero cuando llega el momento de dar el callo meto la pata por lo mismo.Por eso leia tu articulo y veia que tenia bastante que ver con mi problema pero no tan extremo.Nose Mike….Si hay alguna sugerencia distinta ala activacion simpatica gradual estaria agradecido.Un saludo;)

    • 29 diciembre, 2011 19:49

      Puff!! Invierno y al aire libre?? Dime que por lo menos era con un traje de buzo!!🙂 Hombre, tal y como lo cuentas podría ser un caso que no llega a hidrocución como tal pero casi… si además dices que estuviste calentando previamente, el choque térmico al zambullirte en el agua fría no te debió sentar demasiado bien. Lo ideal hubiese sido “acostumbraros” al agua antes de la prueba, porque además de llevar cuidado y prevenir una situación así otra cosa no se puede hacer o sí… ¿ponerse un traje de neopreno quizás?😉 Bievenido al blog!

  10. danii permalink
    2 enero, 2012 17:04

    una amiga fallecio tras terminar de comer e inmediatamente meterse al agua. se descuidaron de ella por un minuto, y cuando la miraron estaba flotando en el agua, de solo 1 metro de altura, por lo tanto, no fue ahogamiento. Cuando la sacaron
    del agua le salia un fluido blanco de la boca y sangre por la nariz… eso que significa? espero una respuesta concreta. gracias.

    • 2 enero, 2012 17:28

      No todas las muertes que ocurren en el agua son por hidrocución. Hay casos de gente que sufre una patología aguda mientras está bañándose: infartos, hemorragias, ictus, crisis epilépticas… que no son otra cosa que mera casualidad. En el caso que comentas faltan muchos datos para averiguar cuál fue la causa concreta del fallecimiento. Siento no poder ser más preciso. Un saludo.

  11. Cristi (no me gusta el dibujo de al lado) permalink
    12 diciembre, 2012 16:52

    ¿Y de comer antes de que termine la digestión ocurre el efecto “corte de digestión”? Es que me gusta mucho los dulces (sobre todo los bombones de chocolate y ron. Mmmmmm…) y, pasada 1 hora de la digestión me comí 4 bombones… (y, si me muero por eso… ¡NO QUEIRO QUE SALGA EL CASO EN 1000 MANERAS DE MORIR! D:
    Bueno, esa era la duda. CHAÍTO.

Trackbacks

  1. ¿Se puede cortar la digestión al bañarnos? | Plantea y resuelve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: