Skip to content

Está de moda denostar el valor y la fiabilidad de la exploración física

8 diciembre, 2012

auscultacion

Con motivo de la reciente jubilación del Dr. Enrique Jaén, amigo personal e ilustre cardiólogo clínico del HUVA, quisiera hacer las siguientes consideraciones:

Está de moda, en distintos blogs sanitarios, denostar el valor y la fiabilidad de la exploración física, en su doble vertiente semiológico-propedeútica, poniéndola a los pies de los caballos, como materias obsoletas más características de una “chamánica imposición de manos”, que del método científico moderno. Se permiten decir que el fonendo o el martillo de reflejos son reliquias del pasado, más apropiadas para “espantar malos espíritus”, que para procurar certeros diagnósticos. El daño que pueden hacer en las nuevas generaciones de médicos es incalculable, y su voz entraña el peligro cierto de los instruidos en una sola dirección, que so capa de abanderar progreso y modernidad, excluyente de otros medios tradicionales, lo único que hacen es intentar ocultar su absoluta ignorancia sobre estos últimos.

Los médicos clínicos, deberíamos resistirnos y combatir esta falta de honradez intelectual y de bagaje explorador. Creo que todos, empezando por mí, como potenciales pacientes deberíamos exigir los métodos tecnológicos más modernos, siempre y cuando vengan recomendados o subordinados por una correcta anamnesis y exploración. Por favor, cuando me venga a ver ingresado el Jaén de turno, que traiga su fonendo, da igual reliquia o escapulario, y que me ausculte si sabe, como es debido.

Dr. Faustino Herrero

2 comentarios leave one →
  1. 11 diciembre, 2012 19:06

    Un buen consejo que desgraciadamente muchos profesionales olvidan por considerarlo obsoleto,determinadas prácticas no deberían olvidarse jamás.

    • Petrus Rypff permalink
      27 enero, 2013 20:15

      Espero que los jóvenes médicos capten su sabio consejo, D. Faustino, además de esos “rudimentarios” objetos de exploración física, quiero destacar el poder de la palabra (anamnesis), si no aprendemos a preguntar y a escuchar a los pacientes, perderemos la esencia de la profesión médica. Recuerdo un día, años ha, que Don V. Capillo diagnosticó un caso de escorbuto en un paciente esquizofrénico, sólo con preguntas y una exploración visual. Los avances tecnológicos son una ayuda de valor incalculable, pero son sólo una herramienta de apoyo. Mi reconocimiento al Dr. Jaén, al que tuve la suerte de conocer durante mi residencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: