Skip to content

A. Aledo


Ángel Aledo, sin alias xD,  habita en Molina de Segura si bien sangre alhameña discurre por su ser. Como buen leptosómico de “metro noventa y tantos” que es, presume ser fiel amante del basket, le molan los chistes “de altos” y es aficionado a los neumotórax espontáneos.

Apasionado de las grandes cosas pequeñas de la ciencia como bien son la bioquímica, la genética, la inmunología y los fenómenos farmacológicos… es capaz de hablar horas y horas sobre todo ello sin cansarse -de ahí la decisión unánime de Rubens y Mike a abrir este blog como medio de escape a sus divagaciones mentales-. Un apunte: si quieres llamar su atención o simplemente que una palabra le encante, no dudes en utilizar el prefijo “neuro-“.

Entre sus otras propiedades físico-químicas destaca su afán de juego psíquico incansable, su capacidad de provocación innata ante la indecisión humana haciendo uso de su mítica frase “¡¿cuántas veces se vive?! dime ¡¿cuántas?!”, su impulsiva predisposición a meditar ideas con propensión al componente auto-lítico, su gusto por el hip-hop, y sus aires de “machito” asistente a clases de tenis que perjura son la antítesis del aquagym -sanísimo por cierto-. En definitiva, es un auténtico liante al que al final tienes que querer sin plantearte los porqués.

Al margen de todo ello, se comenta que nació con varios cerebros ectópicos funcionantes, y que entre la dermis y la hipodermis tiene una capa de 5mm de corteza cerebral a lo largo de toda la superficie corporal. Ronda otra teoría que dice que su intelecto se nutre de la energía emanada por las mentes de otros seres humanos sanos, interconectadas con una “cuarta dimensión pensante” fundamentada en un sustrato de melatonina y pulsos atáxicos de glutamato enriquecido con extractos de migas caseras y absenta.

Le encanta que Rubens vaya a coger setas a Andalucía… sobre todo cuando coge esas que se parecen al champiñón del Mario Bross… Amanita muscaria… ¡¡mmm!! Lógico, tras ello no duda un instante en tirarse por pendientes nevadas con los artilugios que Rubens inventa.

Se rumorea que quizá la “cuarta dimensión pensante” no sea otra cosa sino la Wikipedia. Como Sansón cuando perdía su pelo o como Aquiles cuando le clavaban la flecha en el talón, dícese que la esencia de Ángel se perdería para siempre si la Wikipedia fuese destruida.

Si tienes un problema, si nadie puede ayudarte, si la duda te corroe, si necesitas una solución definitiva, última, lógica y rápida, algo que jamás se le podría ocurrir a nadie más en la vida… ¡PREGÚNTALE! No te dejará indiferente.

Él fue uno de los padres de la Medicina, sólo que no quiere reconocerlo porque es demasiado humilde, y actualmente la estudia para hacer el paripé…

A %d blogueros les gusta esto: