Skip to content

¿Niño o niña?

19 mayo, 2010

¿Nacen más niños, o más niñas? Si eres de los que piensa que existen las mismas probabilidades de que una mujer embarazada dé a luz un niño que una niña te invito a que leas este artículo. Sin tener en cuenta el aborto selectivo de niñas en países como China, en todas las poblaciones mundiales nacen alrededor de 105 niños por cada 100 niñas. Si la mejor estrategia evolutiva es la proporción 1:1, ¿por qué ocurre esto?

Es curioso cómo la ciencia en general, y las mediciones epidemiológicas exhaustivas en particular, causan estragos en cada una de nuestras visiones tradicionales de las cosas. A cualquier embarazada sorprenderá sobremanera que le digan que tiene más posibilidades de tener un niño que una niña. Y esto porque desde siempre, al menos en mi experiencia, se ha puesto el sexo del bebé como ejemplo de proporcionalidad 1:1 en las enseñanzas de probabilidad del colegio, al igual que la cara o la cruz al lanzar la moneda.

A mal tiempo, muchas niñas.

A pesar de que habitualmente nacen alrededor de 105 niños por cada 100 niñas, existen ligeras variaciones según algunos factores –para desilusión de algunos, ninguno de ellos relacionados con lunas llenas o clichés astrológicos–, la mayoría de los cuales tienden a disminuir esta diferencia, que siempre es a favor de los varones. Por ejemplo, se ha demostrado que nacen más niñas en los trópicos en proporción a los países fríos. Según la investigadora Kristen Navara este hecho se podría deber a una estrategia de adaptación (que aún no se podido determinar), o quizás a una menor resistencia de los embriones masculinos a las temperaturas cálidas extremas o a la luz. Esta teoría se ve apoyada por hallazgos en mamíferos de pequeño tamaño. Por ejemplo, se ha visto que en los hámsteres siberianos nacen muchas más crías macho durante los meses de invierno.

embarazo, razón de sexo, evolución

Y es que parece que los embriones varones resisten menos las condiciones desfavorables, o quizás sean los cigotos varones antes de implantarse los que fallan, o los espermatozoides con el cromosoma Y que son menos activos a la hora de competir con sus compañeros de cromosoma X… El caso es que en los últimos tiempos se ha demostrado que en aquellas áreas con mayor contaminación existe un mayor número de nacimientos de niñas –aunque la proporción sigue siendo siempre favorable a los varones–.

Otro factor que se ha relacionado con mayor número de nacimientos femeninos es la edad de la madre. A mayor edad, mayores posibilidades de tener una niña. De hecho, la probabilidad a favor de los varones se iguala conforme se recogen sólo aquellas madres con más de 40 años, tendiendo entonces a tener la proporción 1:1.

El último dato a favor de esta hipótesis es que en épocas de gran estrés ambiental, como en las guerras, el número de nacimientos de niñas también aumenta. Parece que la tendencia natural es a dar a luz a niñas cuando hay adversidades.

Nacen más de ellos, pero son más ellas…

La explicación más probable a que nazcan más niños que niñas es que la mortalidad infantil y de adultos jóvenes entre los varones es mucho mayor que entre las mujeres. Así, nacerían más niños para compensar el hecho de que mueren con más frecuencia a edades tempranas. Un ejemplo está en los accidentes de tráfico, mucho más frecuentes en varones, al igual que las muertes por enfermedad cardiovascular prematura. De este modo, a pesar de que en la mayoría de países del mundo nacen más niños que niñas, la población total del país casi siempre tiene mayor número de mujeres, y esta desigualdad aumenta analizando las poblaciones de mayor edad.

De hecho, en algunos países como Lituania la proporción llega a ser brutalmente desequilabrada, llegando incluso a un 20% de diferencia a favor de las mujeres. Esto se debe principalmente al suicidio, el alcoholismo y la emigración, todos ellos mucho más frecuentes en varones. Sólo en algunos países como China o India la proporción de varones es mayor. Este fenómeno es debido a que en estos estados el androcentrismo y el patriarcado han producido durante años una “selección de sexo” a favor del varón. La selección se da tanto a nivel de abortos (por esto en India está prohibida la determinación de sexo mediante ecografía en el embarazo), como de infanticidio. No en vano, es curioso ver que esta tendencia no es única y, aunque está totalmente superada en nuestro país hoy día, hubo épocas de nuestra historia en las que el hombre que “lograba” tener 7 hijos varones seguidos era honrado con la hidalguía.

Problemas con la teoría evolutiva.

Entrando un poco en la explicación evolutiva del “índice de masculinidad” o “sex ratio“, según el principio de Fisher y las ideas de Hamilton la tasa 1:1 sería la óptima para una especie. Aplicando además la teoría de juegos, defienden que ésta es la “estrategia imbatible“. Sin embargo, parece que la proporción 1:1 se rompe de manera sistemática en todas las poblaciones humanas. Cobraría sentido aceptar esto a sabiendas de que la ruptura es a favor de los varones –aquéllos que, como he señalado antes, mueren con más frecuencia a edades tempranas–. Pero esto es lógico sólo si tomamos la selección como ejercida sobre grupos poblacionales, no sobre individuos. Es decir, yo como individuo que quiere perpetuar sus genes prefiero tener una hija, la cual con mayores probabilidades llegará a adulta y podrá tener a su vez descendencia con mis genes. Pero, para la población en general, es más beneficioso que yo tenga un hijo. Así habrá mayor número de ellos, y llegarán los suficientes a edad reproductiva para así poder procrear con el mayor número de hembras supervivientes.

Y aquí es donde entramos en el terreno de lo muy hipotético por mi parte, y seguramente un poco aventurado (aunque apoyado por los datos que he expuesto). En condiciones ambientales favorables es más probable dar a luz a varones, que es lo que conviene a la población general y a la especie. Sin embargo, cuando las condiciones se presentan desfavorables –edad avanzada, temperaturas extremas, contaminación ambiental, guerras…– la tendencia es a dar a luz a más niñas, las cuales llegarán a adultas con mayor probabilidad pese a las adversidades, lo que conviene más al individuo que “invierte” su energía en la descendencia. O quizás en tiempos de malas condiciones es más probable que los niños mueran prematuramente, y ya no es tan rentable tener mayor número de niños que de niñas.

Sea como fuere, la adversidad parece promover una suerte de cambios en la tendencia de la sex ratio, quizás hacia el egoísmo y la propia conveniencia, tendiendo a prevalecer entonces la selección individual sobre la grupal.


Para saber más / Referencias…

Imagen "barefoot and pregnant" por Shutter Daddy (Creative Commons)

15 comentarios leave one →
  1. juan permalink
    19 mayo, 2010 13:24

    K guay ! XD

  2. Antonioj permalink
    20 mayo, 2010 20:47

    Hola. Un artículo muy interesante.

    Quisiera hacer un apunte que me acaba de pasar por la cabeza y que casi ni he elaborado:

    - Como “la adversidad” no tiene patas ni manos, se me ha planteado qué es lo que modifica la sex ratio de una población; o dicho de otro modo, ¿qué otorga a “la adversidad” la capacidad de modificar dicha ratio?

    A bote pronto he pensado que es la cultura humana la que crea esa disparidad. Y me explico, hasta hace nada, las grandes debacles poblacionales (en cifras) se debían a las enfermedades y a las guerras. Si acepto -por desconocimiento, más que nada- que el conjunto de enfermedades (o estados de no salud potencialmente mortales) naturales afectan por igual a ambos sexos, solo me quedan las guerras como fuente de merma poblacional sexista. Culturalmente los hombres salían a cazar, los hombres encontraban nuevos territorios, iban a la guerra, montaban en barco,… A las mujeres les tocaba quedarse en la cueva, tipi, cobertizo, chamizo y cabaña esperando a que volviera el hombre. Con lo cual el riesgo de muerte cultural era mayor para el hombre que para la mujer. Aún diría más, como consecuencia de una guerra, no es de extrañar que sobrevivieran más mujeres violadas por los vencedores de la guerra…

    En fin, a lo que voy, pienso que, en primer lugar, la población mundial humana no debe estar ajustada 1:1 en cuanto a sexos, ya que hasta hace ¿20 años? los hombres morían bastante más que las mujeres. Y en segundo lugar, me parece que sería interesante ver qué pasa ahora en las sociedades más modernas, aquellas que culturalmente, por un lado, las diferencias entre sexos disminuyen, y por otro, tienen menos tendencia a mandar a sus miembros a servir a la patria reciviendo dos balas en el pecho…

    Datos demográficos españoles del 2007.

    • Paqui permalink
      27 marzo, 2013 22:28

      Me ha encatado tu punto de vista,yo también le doy muchas vueltas a que decide un genero a otro.La gente corriente está conformada con lo que la ciencia ha dicho,el hombre pone la x o la y en mamá y andando.En poca de guerras es muy posible lo que tu explicas,y que por supuesto nacieran y se cotizaran los niños para la guerras.El hecho de que haya sociedades machistas y deseen antes al varón,posiblemente si andamos puede que nos encontremos con que tal predilección no sea tan voluntaria como ellos creen. Miteoría que nacer mas hombres para que procreen es un “desperdicio” pues con la mitad y el liberalismo y lo mono-parental de hoy en día,esa mitad nos bastaría grupal-mente. Así que aún tiene que haber mucho es este sentido que desconozcamos.

  3. 20 mayo, 2010 22:59

    Hola Antonioj, muy interesante tu reflexión. Primero hacer un pequeño inciso. Para no hacer el artículo demasiado largo no separé los conceptos, pero en principio aquella sex ratio que se refiere a los nacimientos se denomina sex ratio primaria, que como digo curiosamente siempre se ve inclinada hacia el varón (de hecho en castellano se traduce de manera un tanto parcial como “índice de masculinidad”. Si lo supieran Elvira Ramos o Aído…). Bueno, el caso es que tiene sentido que esta sex ratio al nacimiento no sea equilibrada ya que, como bien comentas, los varones mueren con mayor frecuencia de muertes “no naturales” (llámese también muertes violentas o muertes culturales, como tú has dicho -me ha gustado el concepto xD-).

    Pero el caso es que, a pesar de que los varones ya no son mandados tanto a la guerra, y las diferencias entre sexos, como comentas, disminuyen, los varones siguen muriendo de forma prematura con más frecuencia. Supongo que aquí es el comportamiento diferente en cada sexo lo que influye. Los varones se suicidan más, y también tienen más accidentes de tráfico que las mujeres. Nuestros patrones de comportamiento (temperamento, prudencia…) no son iguales, ya sea por cultura o por tendencia genética (estoy convencido de que por ambas. Para mí el componente genético es innegable).

    De este modo las diferencias de comportamiento incidirían en las muertes en edades pre-reproductivas y reproductivas, lo que podría afectar a las tendencias en los genes transmitidos, y así en la sex ratio primaria (que ha de estar influida por fuerza por factores genéticos para que nazcan más varones en todas las sociedades y poblaciones…).
    Sin embargo, la sex ratio total se ve sobre todo influida y desviada a favor de la mujer por la mayor longevidad de ellas. Y esto no cambia por mucho que nos hagamos pacifistas :)
    Gracias por tu aportación ;)

  4. 23 mayo, 2010 0:30

    La diferencia de longevidad entre el hombre y la mujer existió desde el inicio del mundo y aunque ya no somos prehistóricos han pasado las dos guerras mundiales que hizo estragos en la población masculina lamentablemente las guerras continúan y por ende continuarán muriendo hombres. Y es verdad que muchas veces ellos son más audaces u osados con respecto a muchas cosas donde las mujeres por lo general, porque siempre hay excepciones, prefieren ser mas austeras, no gustan de la velocidad por lo que no son protagonistas de los grandes accidentes de tránsito auque a veces también pueden llegar a ser las causantes debido a torpezas o miedos.
    En definitiva deberíamos cuidar a la población masculina si queremos que la especie siga propagándose.

    • 24 mayo, 2010 12:23

      Bonita esa reflexión en aras de la protección de la imprudente (con excepciones) población masculina :) El caso es que si no se hace las mujeres lo tendrán cada día más difícil para no estar solas, porque conforme se estudian edades más prolongadas hay mayor proporción de mujeres que de hombres. Aún así, el escenario contrario creo que es peor. Y no es por egoísmo. Creo que una sociedad de mujeres sin pareja es más segura y prudente que una sociedad de hombres sin pareja, y quizás es por eso que la evolución ha protegido más a las mujeres para la longevidad. Se me ocurre ahora que igual que según Arsuaga la menopausia apareció para que las abuelas ayudaran a sus hijas con sus retoños, quizás la mayor longevidad de la mujer tiene su explicación en la función de la mujer mayor como sostén moral, logístico y emocional de las familias y grupos…

    • cristinatrulla permalink
      11 agosto, 2012 17:45

      Lamentablemente para los varones, no son tan necesarios como las mujeres para la reproducción de la especie. Un solo macho puede fecundar a cientos de hembras, tal como sucede en los primates y otras muchas especies.

  5. January :) permalink
    15 junio, 2010 13:18

    La verdad es que conocí esto (el desequilibrio en las cifras de nacimientos entre sexos) hace unos años (casualidad :) ) por medio de un artículo de divulgación y, realmente, me sorprendió; ciertamente, es una creencia muy arraigada la de la equidad de posibilidades de concepción respecto a ambos sexos.

    Siento aportar sólo dudas y desconocimiento…:

    ¿No tendría más sentido que, en condiciones ambientales/culturales desfavorables nuestra biología, por así decirlo, estuviera “programada” para perpetuar la especie, y en este punto concebir más varones, si acaso como dices, Ángel, esto es lo que más conviene a la población general y a la especie? ¿No deberían entonces ser los fetos masculinos más resistentes a la adversidad que los femeninos? Y ¿no debieran ser los neonatos e infantes varones más fuertes que los femeninos, sobre todo en circunstancias que supongan una amenaza para la especie, si lo que conviene a esta última es que mayor número de ellos lleguen a la edad adulta para procrear? Seguramente sea una estupidez, pero me resulta más fácil pensar que en circunstancias propicias para la vida, se prime la selección individual, ya que la supervivencia grupal está asegurada. Aunque, bueno, por otro lado, también podemos pensar que a la naturaleza no le importe la cantidad si no la calidad (esto es muy feo y muy feminista y es un poco en broma, claro) y se conforme con un menor número de individuos a cambio de que estos tengan una esperanza de vida mayor en condiciones desfavorables.

    Al final, nuestra naturaleza va a ser pacifista, ya veréis (lástima que Miguel no vaya a leer esto ;) ), y, es por ello que en escenarios bélicos, nacen más niñas, que son, según pusisteis más arriba, más prudentes y se relacionan menos con estos conflictos… :)

    Por otro lado, aunque muy interesante, me parece un poco complicado de explicar el mecanismo por el cual los factores ambientales tengan tal “traducción” a nivel genético y el desequilibrio se produzca en uno u otro sentido… Aunque, por supuesto, puede ser que desde etapas evolutivas más tempranas a los varones les sea impuesta una genética que les incline a una mayor mortalidad (no es algo que sea tan obvio, si tenemos en cuenta que la esperanza de vida de más de 40-50 años es algo históricamente demasiado reciente); que el belicismo, la agresividad, la temeridad, etc sean algo genético y, para compensar, el número de nacimientos de este sexo sea mayor… ¿pero por qué se ha de compensar? Es fácil explicarlo a partir de la existencia una divinidad o inteligencia superior que conozca tales cualidades y dirija los cambios hacia lo ideal, pero ¿cómo lo explicamos desde el cientifismo? ¿Por qué necesariamente ha de haber explicación para tal desperfecto?¿es decir, es tan imposible que, simplemente, la proporcionalidad de nacimientos no sea perfecta, sin más? Y, si hay explicación, ¿cuál es el mecanismo que conecta la naturaleza agresiva con el número global de nacimientos y éste último, con las cifras de nacimientos totales de uno y otro sexo?¿cómo se concreta en cada nacimiento individual ese proyecto global?

    Un saludo. (Los “eh!” “angelicales” tienen la culpa de este desaguisado de comentario…).

  6. 15 junio, 2010 18:49

    Hola January! Da gusto que le des la vuelta a los razonamientos, porque así adquieren más peso :) Te explico, la proporción 1:1 es la más idónea, y eso no por divinidad ni por fuerzas supracósmicas, sino porque la lógica y los principios de Fisher y la teoría de juegos lo refrendan. La tendencia entonces debería ser lo más similar posible al 1:1 en la edad reproductiva, y de hecho es lo que ocurre.
    Pero existe un problema que amenaza esta tendencia, y es que los varones mueren más a edades tempranas. Este hecho es constatable y es independiente de que la esperanza de vida sea mayor de 40-50 años, porque ya en la adolescencia la mortalidad es mayor entre varones. Entonces, tenemos que lo deseable en términos evolutivos es que la proporción sea 1:1 en edad reproductiva y que los varones mueren más en edad prerreproductiva. ¿han de nacer más varones entonces no? ¿Quién marca la tendencia a que nazcan más varones? No entiendo por qué invocas a inteligencias superiores si se puede explicar evolutivamente. Está claro que todas las características humanas emanan de las potencialidades marcadas por los genes ¿no? Entonces partimos de que poseemos genes que favorecen el nacimiento de mayor número de niños. ¿Por qué se han seleccionado estos genes? Si la estrategia evolutiva con proporción 1:1 es la que más florece según los principios de Fisher, entonces entre dos poblaciones, una en la que nazcan más mujeres y haya gran desequilibrio entre sexos en edades reproductivas, y otra en la que nazcan más varones y haya menor desequilibrio y se acerque más al 1:1, ¿la favorecida será la población con mayor nacimiento de varones no?

    Veo claro que existe una tendencia genética a que nazcan más varones. Sin embargo, no entiendo bien por qué el número de mujeres nacidas aumentan ante la adversidad. Por eso esgrimí el argumento de la entrada, aunque si bien lógico es hipotético en exceso…
    Mientras que es probable que el mayor nacimiento de varones en todas las poblaciones humanas tiene razones evolutivas y genéticas por consiguiente, el aumento de nacimiento de mujeres en momentos de adversidad es probable que no responda a ninguna razón, y sea consecuencia de que los fetos femeninos son más resistentes por causas ajenas y no dirigidas evolutivamente.

    Gracias por la aportación, que para nada ha sido un desaguisado :)

    • cristinatrulla permalink
      11 agosto, 2012 17:58

      Probablemente ante la adversidad nazcan más hembras porque son ellas las que tienen que asegurar la reproducción. Tal como ya escribí más arriba un solo varón puede fecundar a muchas hembras. De hecho, tan solo se llegan a reproducir un 40 % de todos los hombres, mientras que las mujeres se reproducen en un 80% (Baumeister, 2000).

  7. AntonioJ permalink
    15 junio, 2010 20:28

    Hola de nuevo.

    Ante la adversidad (menos individuos en edad reproductiva) sale más “rentable” tener mujeres que hombres.

    Diez mujeres y un hombre en edad reproductiva darán lugar hasta diez nuevos individuos. Diez hombres y una mujer en edad reproductiva darán lugar a una fiesta de la antigua Roma…

    Y hablando de Roma, cuando les faltaron mujeres, en la época de Rómulo y Remo, decidieron solucionarlo por las bravas raptando la población femenina del pueblo sabino. O eso cuenta la historia mitológica del rapto de las sabinas… Se ve que las fiestas romanas no estaban de moda aún…

  8. Jose permalink
    18 octubre, 2010 0:10

    Yo soy de la teoría de que en la naturaleza no ocurre nada por casualidad, y el que nazcan más varones que mujeres, es como consecuencia de una evolución en donde se ha demostrado para la especie que ero la mejor manera de supervivencia -hablando en términos del conjunto y no del individuo-, el por qué ocurre ésto es ya entran en el mundo de las conjeturas, y ahí va la mía que la he sacado después de leer y escuchar bastante en relación a este tema- a Eduard Punxet le encanta, por ejemplo:
    La mujer es por su condición de ser la que puede concevir nuevos individuos a la especie, y solo por ello más importante para la supervivencia del conjunto de la especie, la que debe ser más protegida, vía por las diferencias físicas, a un mayor físico, volumen, complexión, indice muscular, etc., implica un mayor esfuerzo y desgaste lo que conlleva a un mayor índice de mortalidad, a su vez las diferencias en el sitema endocrino, hormonal, seguro que también está relacionado en una mayor resistencia femenina a la enfermedad, y para compensar todo ello está esa diferncia en el ratio natilicio sexual, en definitiva nacen más varones para compensarlo, pero éstas sin dejar de ser muy importantes no creo que sean la única razón, hay otras que son al menos igual de importantes, el esfuerzo que emplea cada uno en el hecho reproductivo, la fecundación, y concepción de un nuevo individuo para la especie, aquí es la mujer la que lleva consigo ese esfuerzo casi en exclusiva, al concevir en su vientre al futuro nuevo individuo y al cual va aportar ingentes aportes de nutrientes, que son arrancados por el feto a su portadora hasta conformarse el bebé y llegar el parto y el nacimiento, ello es una obra colosal, y además el número de cigotos (ovarios, es bastante limitado -unos cientos en toda su vida fertil- en comparación con el del varón que produce muchísimos más -millones y millones- y con un consumo muchísimo menor, espermatozoides), lo que conlleva que la mujer a la hora de buscar a su pareja sea enormemnete más selectiva que el varón, ya que al buscar un padre para su prole, éste tendrá que reunir grandes y exaustivos requisitos, los cuales heredarán sus hijos, lo cual no es para tomárselo a broma, y además la mujer siempre tendrá asegurada la maternidad sobre su prole en cambio el varón, nunca (hasta ahora que ha aparecido el test de ADN, pero que es una anormalidad en la historia de nuestra especie) tendrá la total certeza si ha tenido éxito a la hora de legar sus genes a las siguientes generaciones, por lo que el varón simplemente por asegurarse ese traslado del testigo genético, no tendrá otro remedio de ser o al menos intentarlo, lo más activo sexualmente y con el mayor número de mujeres posible, -en definitiva cuantos más boletos de lotería lleve más provabilidad tendrá de que le toque-, pero he ahí la relación con que nazcan más varones, primero darles a las mujeres más oferta entre las que elegir, y los varones competir entre ellos por ser los elegidos, de ahí que sean más fuertes y grandes que las mujeres, aunque en ello les vaya una menor longevidad, y así dejando al buen criterio de elección de la mujer, teniendo predilección por los más exitosos, fuertes, inteligentes, guapos, triunfadores, sociables, etcétera, ganar toda la especie. La futura generación será mejor, que en términos darwinianos significa que estará más y mejor adaptada.
    Lo gracioso es que todavía hay gente que se creen cuentos chinos de que hay más chicas que chicos (llegando a decir que se toca a 7 chicas por cada chico), me refiero entre las poblaciones jóvenes, cuando es justo al contrario, a lo que hay que unir que las mujeres suelen tener predilección por varones más mayores que ellas (ésto ya es una herencia claramente cultural, ya que el varón más maduro, habrá conseguido por lo general una mejor posición social, y será un superviviente en esa lucha antes explicada, contra otros varones, por lo que denotará más seguridad para la mujer y su prole), he de deciros chicos jóvenes que lo tenéis realmente dificil.
    Un saludo, Jose.

  9. 19 octubre, 2010 0:13

    Muy interesantes muchas de tus aportaciones Jose. Totalmente de acuerdo en lo que concierne a la ratio en personas jóvenes, y a la dificultad de los varones para encontrar una pareja. Sin embargo, el papel de la mujer tampoco es nada fácil. Ella tiene que encontrar una pareja susceptible de ser fiel, protector y proveedor para ella y la descendencia de la pareja. Y esto es harto complicado teniendo en cuenta que, como has dicho, la tendencia del varón es a “ser lo más activo sexualmente y con el mayor número de mujeres posible”. Sobre este tema he leído recientemente un post muy interesante, que relaciona la competencia entre mujeres en la sociedad monogámica con la génesis de los trastornos alimentarios:
    Rivalidad femenina, monogamia y trastornos alimentarios

    Un saludo, y bienvenido al blog!

  10. Aurora permalink
    27 septiembre, 2012 17:42

    En España sólo hay más mujeres que hombres a partir de los 48 años; antes de esa edad, hay más varones. Algunos ejemplos: 233.934 niños de 10 años frente a 221.542 niñas; 281.418 hombres de 33 años frente a 278.235 mujeres; o 384.007 hombres de 42 años frente a 371.070 mujeres de la misma edad. Fuente: INE
    http://www.ine.es/jaxiBD/menu.do?L=0&divi=EPOB&his=0&type=db

  11. Tony Martinez permalink
    13 mayo, 2013 23:34

    Mi papa con mi madresita, tubieron 7 varones incluiido estoy yo, de los cuales solo 5 estamos vivos.

    Pero porque mis hermanos mas mayores se casaron y solo hembras tienen?

    Yo estoy planeando un bebe y no se si al plenear las relaciones sexuales con mi novia se de el embarazo de un bebe, porque mis hermanas dicen que estamos en peligro de extincion jaja

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 694 seguidores

%d personas les gusta esto: